Translate / Traducir

2 de febrero de 2018

Reconstrucción motor Smart Roadster. 5º entrega. Hoy sacamos el motor...



Hola Smarteros! 

Hoy he juntado un poco de ánimo para seguir desarrollando el proceso de reconstrucción del motor de mi Smart Roadster. Aunque he tardado mucho más de lo esperado, el motor está montado a falta de pulir pequeños detalles. 

En la entrada previa habíamos llegado hasta la extracción de la caja de cambios. Hoy resumiremos las tareas que nos posibilitaron sacar el motor. Al no tener espacio para bajar el semichasis del vehículo, tuve que desmontar todo los accesorios y componentes externos al motor, para poder sacarlo. 

En primer lugar quité el cableado de alta y baja tensión de las bobinas. Posteriormente y retirando 6 tornillos torx, soltamos y quitamos las bobinas. En uno de sus tornillos se fija un cable de masa, que no debemos de olvidar de reconectar cuando armemos el motor.



Posteriormente bajé al frontal del motor, y desmonté las correas auxiliares, el alternador y su cableado. 





Volviendo al vano motor, solté el compresor del aire acondicionado, evitando de esta forma tener que descargar el gas del sistema. Retirado el compresor queda a la vista un tubo de plástico de refrigeración unido al bloque por 2 tornillos, a donde confluyen tres mangueras del mismo sistema de refrigeración. Quitamos los dos tornillos y soltamos el tubo de refrigeración del bloque motor.  
Una vez que soltamos este tubo, accedemos al motor de arranque, que al estar fijado por 2 tornillos de la caja de cambios, que ya habíamos retirado previamente, queda solo unido por los cables. Soltando el cableado, retiramos el motor de arranque.

14 de enero de 2018

Reconstrucción motor Smart Roadster 82 cv. Cuarta entrega.


Hola Smarteros!

Hoy volvemos a la tarea. En la anterior entrada habíamos desmontado todos los componentes de la admisión y encendido de nuestro motor. 



Ahora atacaremos la parte inferior del conjunto, desmontando escape, transmisión y caja de cambios.
Para trabajar con las máximas garantías, nos aseguraremos de elevar el vehículo sobre borriquetas. La elevación debe ser suficiente para trabajar con comodidad bajo el vehículo, pero sobretodo para que nos permita sacar caja de cambios y motor,llegado el momento.
Si queremos trabajar con más espacio podemos retirar toda la trasera del vehículo. Yo solamente desmonté las ruedas traseras y los guardabarros interiores ó pasarruedas, ya que el acceso era suficiente para trabajar, y por otro lado, no disponía de mucho espacio para dejar la trasera desmontada durante tantos días. 

Tras montar el vehículo sobre las borriquetas, retiré las ruedas traseras,y los guardabarros interiores que están sujetos con 3 tuercas de plástico y un par de tornillos. 

El primer elemento que hay que retirar para ganar visibilidad y espacio, es el escape. Recordad desconectar las sondas lambda antes de soltar el escape.


Pasamos a la suspensión. Tras desmontar los tirantes posteriores de la suspensión (la famosa X), ya es posible desplazar lateralmente el puente de suspensión para poder quitar las transmisiones (palier y junta homocinética de ambos lados). Recordar que en el lado de la rueda la transmisión se fija al buje con un tornillo de 12 caras, de diámetro 21. El extremo unido a la caja de cambios, se fija con un clip que sale a presión, tirando fuerte hacia fuera, ó haciendo palanca con 2 útiles o destornilladores resistentes. He aprovechado para limpiar los palieres, imprimarlos y pintarlos de color negro, para evitar la formación de óxido que da un aspecto descuidado al vehículo.




Tras retirar las transmisiones, ya podemos quitar actuador de embrague, y el colector de aire del intercooler, que está formado por 2 mitades, unidas por 2 clips. La mitad inferior se quita sin dificultad, pero para quitar la mitad superior necesitaremos descolgar ligeramente la caja, soltando el taco ó soporte de la misma, y dejando descansar el peso del conjunto motor sobre un gato de tipo botella u otro soporte.

7 de enero de 2018

Reconstrucción motor Smart Roadster 82 cv. Tercera entrega


Bueno amigos!

Llegó la hora de ponerse los guantes y ponernos manos a la obra. Como la tarea es ardua y no tenía prisas, empecé a desmontar por partes el motor del roadster, iniciando por lo más cómodo para ir ganando espacio y visibilidad: el sistema de admisión de aire y el encendido.

Empecé desmontando ventilador, tubos del intercooler, IC, y válvula de mariposa.





Continuamos en la parte superior del motor, desconectamos cables de bujías, sensores y tubos de vacío del colector de admisión y tras sacar los seis tornillos torx que lo unen a la culata, lo podemos soltar. En el colector de admisión veremos dos tornillos torx que fijan el rail de inyectores al mismo. Si soltamos el rail de inyectores podremos sacar el colector de admisión sin necesidad de quitar el rail de inyección. 
Aprovechando el espacio que ahora tenemos para trabajar, soltamos las mangueras que van al cuerpo del termostato y retiramos el mismo.






   

Ahora que tenemos las bobinas al alcance de la mano, soltamos los cables de las mismas, y el cable de masa que se fija a uno de los tornillos que aseguran las bobinas a la tapa de balancines, y las retiramos. 

 

Ya tenemos todos los elementos de la admisión y sistema de encendido desmontados. Nos encontramos esta visión: 
 

Terminada esta fase, nos tomamos un descanso para juntar fuerzas y seguir la tarea. No os desconectéis, que en breve seguimos!!!


27 de diciembre de 2017

Reconstrucción motor Smart Roadster 82 cv. ¿Como saco el motor?



Hola Smarteros!

Tras mucho tiempo pensando si embarcarme en esta ardua tarea, ó comprar un motor reconstruido, me decidí a desmontar el mío, y buscar el origen del ruido.

Inicialmente cambié el kit de distribución completo y botadores hidráulicos, pero el ruido en frío continuó. Se oía un claqueteo sincronizado con las revoluciones del motor, que en caliente practicamente desaparecía, salvo cuando el motor retenía al bajar una cuesta. 

Tras consultarlo con algunos entendidos, y teniendo en cuenta los kilómetros del motor (160.000 kms) me comentaron que podrían ser los cojinetes de biela, que ya presentaran desgaste.

Ahora había que decidir cómo podía sacar el motor, si no cuento con ninguna herramienta especial. Una opción era sacar el conjunto motor y transmisión junto con el subchasis y poder trabajar más cómodo fuera del vano motor. No disponía de gatos para elevar el coche lo suficiente, ni tampoco tenía lugar para tener el subchasis fuera del coche. Por este motivo me decidí a despiezar poco a poco los accesorios del motor y transmisión, para poder sacar únicamente el motor y desarmarlo para buscar el origen del ruido. Todos me recomendaban bajar el subchasis porque se trabaja más cómodo, pero no tenía lugar ni herramientas. Tenía que intentar desarmarlo en su sitio. No había prisa, ya que no es un coche de uso diario.

Pensando en el peso del motor y de la caja de cambios, empecé a buscar un gato para bajar transmisiones, que al mismo tiempo me iba a servir en el momento de bajar el motor. Como no podía ser de otra manera, recurrí al sitio donde encuentro lo que me hace falta sin perder todo el día dando vueltas por los diferentes comercios. Ese sitio es la web.

Este es el pequeño ayudante que me he buscado:



No es mi intención hacer un tutorial de la reconstrucción del motor, porque es una tarea que debe realizar el especialista, ó un mecánico aficionado que esté habituado a realizar estos trabajos. De todos modos, la medición de las holguras y desgastes deberemos confiarla al rectificador para decidir si es necesario rectificar cigüeñal, cilindros, reparar culata, ya que los aficionados normalmente no disponemos de las herramientas de medición necesarias para este fin.

Ahora restaba juntar fuerzas y ánimo porque la tarea que tenía por delante era ardua. Iniciaba la tarea sabiendo que no corría ninguna prisa. Afortunadamente no había prisas, porque la salud me jugó una mala pasada y el trabajo a pesar de haberlo iniciado hace meses ha ido avanzando muy poco a poco. 

En breve nos ponemos manos a la obra....  Hasta la vuelta smarteros!!!



8 de diciembre de 2017

Reconstrucción motor Smart Roadster 82 cv, el desafío...

Hola Smarteros!

Hoy volvemos con un tema muy debatido por los usuarios de smarts de antiguas generaciones. La vida útil de los motores de 599 y 698 cc que equipan a los smarts fortwo de primera generación, y a los smarts fortwo de segunda generación y roadster. 



Como todos sabemos estamos ante dos motores de pequeña cilindrada sobrealimentados por turbocompresor, cuya vida útil dependerá del uso y mantenimiento que le realicemos, y un poco de la suerte que tengamos con nuestra unidad. 

También es conocido que, los usuarios de estos pequeños vehículos son proclives a modificar el programa que gestiona el funcionamiento del motor, reprogramando la centralita y sometiendo a un esfuerzo extra a todos los elementos mecánicos del conjunto motor. Entre los parámetros que se modifican está la presión de soplado del turbo, logrando aumentos de un 50 % de la misma, llegando a valores de 1,5/1,6 bares en algunas reprogramaciones. Todo esto sin tener en cuenta los sobreesfuerzos a los que se someterán las diferentes partes mecánicas. También hay que aclarar que el hecho de reprogramar la centralita no implica necesariamente acortar la vida de nuestro motor, ya que dependerá del uso que demos a esa potencia extra que nos proporciona la reprogramación. Podemos reprogramar la centralita pero dar un uso tranquilo al motor, sin exigirlo mecánicamente, y el motor tendrá una duración similar a uno estándar. Por el contrario, si circulamos con el pie a fondo en todo momento, estirando las revoluciones hasta el corte, y con el turbo soplando constantemente a 1,5 bares, aceleraremos el desgaste de las diferentes partes mecánicas. Mención aparte merece el mantenimiento que realicemos al coche y la calidad de los lubricantes que utilicemos. 

Si tras muchos kilómetros de satisfacciones, nuestro motor comienza a consumir aceite, ó a perder compresión, probablemente estemos cerca del final de su vida útil, que no significa que debamos deshacernos del motor, ya que con una reconstrucción ó rectificado podemos devolverle una nueva vida a nuestro pequeño gran compañero de aventuras. 

Para esta tarea debemos contar con un mecánico que esté familiarizado con esta mecánica, ó si nos gusta el bricolaje, podemos embarcarnos en la tarea, siempre que contemos con el conocimiento y las herramientas necesarias. 

Hace muchos meses, yo me propuse reconstruir el motor de mi Smart Roadster, ya que algún elemento mecánico tenía holgura y producía un molesto claqueteo, principalmente notorio en frío, que al alcanzar la temperatura normal de funcionamiento casi desaparecía. El motor aun no consumía aceite, pero ese sonido aumentaba su intensidad a medida que el coche se acercaba a los 160.000 kms. Para evitar males mayores, aparqué el vehículo y comencé el proceso de desarmado, que por razones de salud se ha ido retrasando.

El proceso de recostrucción será lento, pero lo importante es haber empezado....

No te desconectes ó te perderás las segunda entrega.....